Hist�rico galardonados

Francisco Benjamín López Toledo

Comparte en redes sociales

Francisco Benjamín López Toledo

Premio Nacional de Bellas Artes

Nació el 27 de julio de 1940 en Juchitán, Oaxaca. Realizó estudios en el Taller Libre de Grabado y posteriormente estudió grabado con William Hayter en París, Francia. Artista polifacético que ha trabajado la acuarela, el óleo, el gouache y el fresco, así como la litografía, el grabado, el diseño de tapices, la cerámica o la escultura en piedra, madera y cera, buscando siempre renovar formas y técnicas.

Desde muy pequeño Francisco Toledo demostró una especial habilidad para el dibujo, y su padre alentó esa temprana tendencia al ceder a sus colores las paredes de la casa. Su abuelo Benjamín, zapatero del pueblo de Ixtepec, multiplicó su imaginación con salidas campestres en busca de resina vegetal, perladas de relatos populares en los que los seres fantásticos se entremezclaban con todo tipo de animales y personajes legendarios.

Mantiene en su trabajo plástico el sello de la búsqueda de raíces, de identificación oaxaqueña. Ha ejercido una marcada influencia en las nuevas generaciones de pintores que han tenido como inspiración su realismo mágico. La influencia no sólo se ha dejado sentir en términos estilísticos, también ha generado predominio en la técnica y en la temática gestando con ello una verdadera escuela de seguidores.

En paralelo a su producción plástica el maestro Toledo ha sido un incansable promotor de su natal Oaxaca, mostrando gran interés por rescatar y apoyar proyectos tanto culturales como sociales. En 1988 creó el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) en una casa de su propiedad y que data del siglo XVII. En 1991 fundó en el IAGO una biblioteca especializada en arte con 2000 ejemplares, en la actualidad cuenta con más de 16000 volúmenes. En 1992 colaboró en la fundación del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO).

En 1993 fundó el Patronato pro-defensa del patrimonio cultural y natural del estado de Oaxaca, A.C. contribuyendo a la restauración del ex convento de Santo Domingo de Guzmán en Oaxaca y a que se convirtiera en un centro cultural con un jardín etnobotánico.

En 1996 creó la biblioteca para ciegos “Jorge Luis Borges”. El mismo año fundó el Centro Fotográfico “Manuel Álvarez Bravo”, el cuál además de dar cursos cuenta con salas de exposiciones, cuarto oscuro y una biblioteca especializada. En esta misma casa, en 1997, fundó la fonoteca “Eduardo Mata” que cuenta con un catálogo de música y espacio necesario para todo aquel que quiera escucharla.

También creó, con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), un fondo para la promoción y el rescate del patrimonio y la cultura del estado de Oaxaca. En 1998 donó la casa que habitaba para convertirla en un jardín de escultura y una cineteca. Ha realizado varias exposiciones individuales en México y en el extranjero.